360-icon download left-arrow left-doublearrow nav-dot pdf-icon rss-icon search-icon spot-icon subnavi-icon close-icon info-icon

Control total incluso, en terrenos difíciles.

El Rogator 300 incluye de serie una barra de pulverización rígida ligera de aluminio, disponible con anchuras de 24 a 30 metros. Se acopla a la máquina mediante un robusto bastidor central, que además aporta un nivel excepcional de estabilidad mientras se pulveriza a cualquier velocidad. Los portaboquillas van montados en un perfil del bastidor que les sirve de protección. El amplio perfil de soporte facilita el acceso y permite utilizar boquillas de doble abanico plano en cualquier posición. Solo esta barra de pulverización es capaz de satisfacer las exigentes demandas derivadas de los excelentes valores de rendimiento y potencia de esta máquina.

Plegado compacto de barra de pulverización

En su posición cerrada, queda recogida dentro de las ranuras laterales del depósito de caldo. Ello reduce el ancho de la máquina a solo 2,55 metros para optimizar el transporte y evitar daños. La barra de pulverización Fendt posee uno de los diseños más estables del mercado. En particular, el Rogator 300 lo tiene todo bajo control en caso de desviación (movimiento alrededor del eje vertical de la máquina): el pivote es capaz de eliminar la oscilación horizontal casi por completo cualesquiera que sean la velocidad de esplazamiento y las condiciones del terreno.

La clave está en el punto de pivote

La unión de articulación y paralelas del brazo elevador montado delante del eje trasero mantienen el bastidor central cerca de dicho eje y apenas transfieren movimiento del chasis a la barra de pulverización.

Posicionamiento idóneo en todo momento

El cilindro amortiguador especial del Rogator elimina casi por completo el movimiento horizontal y vertical de la barra de pulverización, atribuible al terreno o a la aceleración y deceleración del vehículo. Al mismo tiempo, el sistema reduce al mínimo la carga del bastidor principal. La escasa desviación evita los solapamientos y vacíos que suelen producirse por la oscilación de la barra de pulverización (delante/detrás).

Altura perfecta con OptiSonic

Gracias al sistema OptiSonic que controla la altura de pulverización, los lados derecho, central e izquierdo de la barra de pulverización efectúan un seguimiento automático del terreno por separado. Los sensores de ultrasonidos mantienen siempre una altura de pulverización constante. La inclinación de la barra de pulverización se ajusta mediante un inclinómetro. Gracias al diseño de los 3 o 5 sensores de la barra de pulverización no es necesario tomar las medidas con luz diurna. Un protector antigolpes preserva la barra de pulverización de posibles daños.

Inclinación lateral de la barra de pulverización para conseguir la altura de aplicación ideal en pendientes accidentadas.

El cultivo o el contorno del terreno sirven como referencia para controlar con precisión la altura de la barra de pulverización sobre el cultivo. También se puede efectuar un control híbrido.

Fendt Rogator: La base ideal para una aplicación flexible.

Los depósitos de caldo del Rogator están fabricados con HDPE (polietileno de alta densidad). La forma del depósito encaja a la perfección en el chasis de la máquina, garantiza una distribución óptima del peso y permite su vaciado total además de facilitar su limpieza. Gracias a la superficie lisa antiadherente, apenas quedan

residuos y se retiran de forma rápida y segura con las boquillas rotativas de limpieza internas. No quedan restos y se aprovecha eficazmente hasta la última gota de caldo.

El perfil de la barra de pulverización lleva integrados portaboquillas totalmente protegidos contra posibles daños. Como cabe esperar, hay un conmutador de boquillas individual que le ayuda a emplear los pesticidas con la máxima eficiencia posible.

Conmutador de boquilla individual

El perfil de la barra de pulverización lleva integrados portaboquillas totalmente protegidos contra posibles daños. Como cabe esperar, hay un conmutador de boquillas individual que le ayuda a emplear los pesticidas con la máxima eficiencia posible.